Get Ready

Prepándose para el frío extremo

In English »

Las advertencias de heladas o escarcha plantean un riesgo importante para la salud, en particular para los ancianos, los niños pequeños, los desamparados y aquéllos con enfermedades crónicas. Cuando expuesto a temperaturas frías, el cuerpo humano comienza rápidamente a perder más calor del que puede producir. Para mantenerse a salvo a usted mismo y a sus seres queridos, usted debe saber cómo prepararse antes de que llegue un frente frío o una tormenta invernal.

Tenga un plan

Prepárese antes de que llegue un frente frío planificando con anticipación. Es importante crear un plan de comunicación en caso de desastre para su familia por adelantado. Puede encontrar una serie de recursos para tener ua guía sobre cómo planificar con anticipación y establecer una fecha límite de evacuación.

Prepare su casa y su auto

Impermeabilice su vivienda

  • Aísle las líneas de agua que corren a lo largo de las paredes exteriores para que haya menos probabilidad que se congele la provisión de agua.
  • Selle las puertas y ventanas y aplique burletes.
  • Aísle las paredes y el ático.
  • Instale ventanas contra tormentas o paneles térmicos o cubra las ventanas con plástico desde el interior.
  • Repare las goteras del techo y corte las ramas de los árboles que podrían caer sobre su casa u otra estructura durante una tormenta.

Haga inspeccionar su chimenea o conducto de humos cada año

Si tiene pensado usar una chimenea o estufa de leña como sistema de calefacción de emergencia, haga inspeccionar su chimenea o conducto de humos cada año.

Instale un detector de humo y un detector de monóxido de carbono a pila

  • Si va a usar una chimenea, una estufa de leña o un calentador de querosene, instale un detector de humo y un detector de monóxido de carbono a pila cerca del área que se necesitará calor. Pruébelos mensualmente y reemplace las pilas dos veces por año.
  • Tenga a mano un extinguidor multifuncional de incendios de agente químico seco.
  • Todo el equipo a combustión debe tener ventilación al exterior.
  • Cada temporada de invierno, haga que un técnico calificado revise su sistema de calefacción y ventilación para asegurarse de que estén funcionando correctamente.

Para los adultos mayores, tenga un termómetro de fácil lectura dentro de su casa

Si usted o un ser querido tiene más de 65 años, coloque un termómetro fácil de leer en un lugar interior donde lo vea con frecuencia. Nuestra capacidad para sentir un cambio de temperatura disminuye con la edad. Las personas de la tercera edad son más susceptibles a los problemas de salud causados por el frío. Observe con frecuencia la temperatura en su hogar durante los meses de invierno.

Prepare un equipo de emergencia para el auto

Es mejor no viajar, pero si no hay más remedio que hacerlo, prepare un kit de preparación de emergencias para llevarlo en su automóvil.

Antes de que llegue la ola de frío

Escuche los pronósticos meteorológicos y revise sus materiales

Escuche los pronósticos meteorológicos con regularidad y revise sus materiales de emergencia, incluido su provisión de agua y de comestibles de emergencia, siempre que esté a la espera de una tormenta de invierno o de un frío extremo. Aunque no siempre se puede predecir el frío extremo con antelación, los pronósticos meteorológicos a veces pueden avisar con varios días de antelación para que se uno se prepare.

Ponga sus mascotas a cubierto

Si tiene mascotas, tráigalas adentro de su casa. Si no puede tenerlas adentro, provea un refugio adecuado para que puedan mantenerse abrigadas y secas, y verifique que tengan acceso a agua potable que no esté congelada.

Prepare su vehículo

Lleve a su vehículo al taller mecánico para el mantenimiento de rutina, con la frecuencia recomendada por el fabricante. Además, cada otoño, haga lo siguiente:

  • Haga revisar el sistema del radiador o verifique el nivel de anticongelante usted mismo con un probador de anticongelante. Agregue anticongelante según sea necesario.
  • Reemplace el líquido del limpiaparabrisas con una mezcla de invierno.
  • Asegúrese de que las llantas de su automóvil tengan la banda de rodadura y la presión de aire adecuadas. Reemplace las llantas gastadas y llene las llantas bajas con aire a la presión adecuada recomendada para su automóvil (generalmente entre 30 y 35 psi).
  • Mantenga el tanque de gasolina casi lleno para ayudar a evitar el hielo en el tanque y las líneas de combustible.
  • Mantenga su automóvil en buen estado de funcionamiento. Asegúrese de verificar lo siguiente: calentador, desempañador, frenos, líquido de frenos, encendido, luces intermitentes de emergencia, escape, aceite y batería.