Vacunas contra el COVID-19 y recciones alérgicas graves

In English »

Recciones alérgicas graves – Posible reacción alérgica a la vacuna de COVID

Los CDC supieron a través de informes que algunas personas tuvieron reacciones alérgicas graves —también conocidas como anafilaxis— después de recibir la vacuna contra el COVID-19. Por ejemplo, una rección alérgica se considera grave cuando una persona necesita ser tratada con epinefrina o EpiPen© o debe ir al hospital.

¿Tiene una reacción alérgica?

Si se vacuna contra el COVID-19 y cree que puede estar teniendo una reacción alérgica grave al salir del lugar de vacunación, solicite atención médica de inmediato a través del 911.

Recomendaciones

Si alguna vez tuvo una reacción alérgica grave a alguno de los ingredientes de alguna de las vacunas contra el COVID-19, los CDC recomiendan no vacunarse con esa vacuna específica. Si ha tenido una reacción alérgica grave a otras vacunas o terapias inyectables, debería consultar a su médico antes de vacunarse contra el COVID-19. Su médico le ayudará a determinar si es seguro vacunarse.

Los CDC recomiendan que quienes tengan antecedentes de reacciones alérgicas graves que no estén relacionadas con vacunas o medicamentos inyectables, como alergias a alimentos, mascotas, venenos, al medioambiente o al látex, aun deben recibir la vacuna. Las personas con antecedentes de alergias a medicamentos orales o con un historial familiar de reacciones alérgicas graves, o que podrían tener una alergia más leve a las vacunas (sin anafilaxis), también pueden vacunarse.

Si tiene una reacción alérgica grave después de recibir la primera vacuna inyectable, no debería recibir la segunda. Su médico podría remitirlo a un especialista en alergias e inmunología para que le brinde más atención e información al respecto.

Medidas preventivas implementadas

Los CDC han brindado recomendaciones para los proveedores de vacunas contra el COVID-19 acerca de cómo estar preparados ante la posibilidad de una reacción alérgica grave:

  • Todas las personas que se vacunan contra el COVID-19 deberían ser monitoreadas en el lugar. Las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves deben ser monitoreadas durante 30 minutos después de vacunarse. El resto de las personas deben ser monitoreadas durante 15 minutos después de vacunarse.
  • Los proveedores de las vacunas deben contar con los medicamentos y equipos apropiados, como epinefrina, antihistamínicos, estetoscopios, pulseras de presión sanguínea y cronómetros para controlar el pulso, en todos los sitios de vacunación contra el COVID-19.
  • Si tiene una reacción alérgica grave después de recibir la vacuna contra el COVID-19, los proveedores de vacunación deben brindarle atención de inmediato y llamar a los servicios médicos de emergencia. Debe seguir siendo monitoreado en un centro médico durante al menos varias horas.

Obtenga más información acerca de qué esperar luego de recibir la vacuna contra el COVID-19, incluidos los efectos secundarios y consejos para reducir el dolor o malestar.

Los CDC están monitoreando los informes de reacciones alérgicas graves

Si alguien tiene una reacción alérgica grave después de vacunarse, el proveedor de vacunación enviará un informe al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS).ícono de sitio externo El VAERS es el sistema nacional que recopila informes de profesionales de atención médica, fabricantes de vacunas y el público en general sobre las reacciones adversas que se producen después de la vacunación. A los informes sobre reacciones adversas inesperadas, que parecen ocurrir con mayor frecuencia de lo previsto o que tienen patrones inusuales se les hace un seguimiento con estudios específicos.

Obtenga más información acerca de cómo los socios federales están monitoreando la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 en los Estados Unidos.